Sexismo ambivalente: la cara oculta del machismo


Como tod@s sabemos, el sexismo es una actitud basada en la creencia sobre la inferioridad de las mujeres como grupo.
El machismo sigue siendo una realidad a día de hoy en todos los ámbitos de la vida: amigos, familia, pareja, trabajo, estudios… etc. En ocasiones no somos del todo conscientes ya que además del sexismo hostil, existe el benevolente. A simple vista no es perjudicial, pero el objetivo sigue siendo el mismo: dejar en un plano inferior a las mujeres.
Aquí compartiré con vosotr@s las diferentes clases de machismo que existe:

1) EL PATRIARCADO: la manera de manifestar el patriarcado es el paternalismo (justificación de la dominancia masculina).

– Paternalismo dominante
Tienen la creencia de que deberían tener mayor poder que las mujeres. El hecho de que una mujer pueda quitárselo les enloquece. Por ejemplo, dentro de una pareja heterosexual se piensa que el hombre debería tomar las decisiones más importantes.

– Paternalismo protector
Se piensa que el hombre debe mantener y proteger a la mujer. Por ejemplo, la mujer se tiene que quedar en casa cuidando de l@s hij@s y los hombres trabajar. Esta creencia se ha mantenido durante años en muchas familias y en algunos casos sigue siendo así.

2) Diferenciación existente entre mujeres y hombres.

– Diferenciación de género competitiva
Los hombres realizan comparaciones con las mujeres que justifican su supuesta mayor competencia. Por ejemplo, una característica como la sensibilidad hace que las sitúe en un plano inferior. Aunque en realidad, esta característica es una virtud, pero ellos tienen una manera distorsionada de percibir al género opuesto.

– Diferenciación de género complementaria
Un ejemplo muy claro es pensar que el trabajo de las mujeres dentro del hogar beneficia a los hombres, ya que les permite centrarse en su trabajo y sus objetivos profesionales.

3) Heterosexualidad

– Hostilidad heterosexual
Se basa en la creencia de que las mujeres son peligrosas y manipuladoras. Dos características que muchas de nosotras habremos escuchado más de una vez en bocas de hombres que tienden a generalizar. Por ejemplo, piensan que a través de la sexualidad las mujeres pueden hacer con ellos lo que quieran. Provocándoles una dependencia enorme a ellas.

– Intimidad heterosexual
Esta sin duda, es la más común y mucho menos perjudicial que las demás. Se cree que las relaciones románticas son esenciales para la felicidad de ambos sexos. Las mujeres son consideradas como el complemento afectivo y amoroso ideal para los hombres y un recurso valioso al que hay que proteger.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s